Receta Hamburguesitas SIN GLUTEN rellenas de diferentes QUESOS

Hola!

Últimamente está muy de moda ver en la carta de los restaurantes las hamburguesas rellenas de roquefort, de queso de cabra… y si ellos lo hacen, ¿por qué no nosotros? Mucho más sano si lo hacemos en casa y, además, lo podemos acompañar de diferentes salsas para darle un toque más gourmet ;)

¿Qué ingredientes necesitamos? Para 15 hamburguesas:

  • 600 gr de carne picada de ternera (a poder ser picada dos veces y, por supuesto, sin gluten!)
  • 1 huevo
  • 25 gramos de pan rallado sin gluten
  • Un poquito de sal
  • Un poquito de perejil (al gusto)
  • Dos dientes de ajos (muy muy picados)
  • Rulo de queso de cabra
  • Queso Roquefort

¡Manos a la masa!

Primero picamos en trocitos muy muy pequeños los dos dientes de ajo y batimos el huevo. A continuación, en un bol suficientemente grande, vamos a empezar a deshacer la carne picada mezclándola con el huevo y con el ajo picado. Echamos también la sal (al gusto pero tener en cuenta que las hamburguesas van a ir acompañadas de salsas), el perejil y el pan rallado.

 

Una vez que todo está muy bien mezclado, buscaremos una bandeja grande dónde empezar a montar las hamburguesas. Vamos cogiendo la carne picada y haciendo un número par de pequeñas bolitas (todo depende del tamaño que queramos que tengan las hamburguesas pero hay que tener en cuenta que luego vamos a añadir una “tapa”); aplastamos las bolitas y vamos dando forma circular.

 

 

En este caso, las vamos a rellenar de queso Roquefort y de queso de Cabra pero cualquiera que te guste y que se derrita fácilmente es una buena idea! Cortamos el queso de cabra en rodajitas y cada rodaja en 3 o 4 pedazos. En el caso del queso roquefort, recomiendo volcarlo en un bol y con un tenedor desmigarlo.

 

Lo mejor es hacer primero una tanda de un queso y luego otra diferente para no mezclarlos. Vamos a empezar con el queso roquefort, echándolo (al gusto) en uno de los lados. Ojo! No hay que pasarse porque luego sino no cierra la “tapa”! Una vez que hayamos echado el roquefort en todos los lados, pondremos la “tapa” encima de cada uno sellando, dando forma de hamburguesa y asegurándonos que no se sale el queso.

 

Con el queso de cabra haremos lo mismo: echamos en un lado el queso de cabra al gusto y ponemos la tapa sellándolo bien para que no se salga luego en la sartén. Mi recomendación es que separemos en dos platos diferentes (o con palillos) las hamburguesas de diferentes quesos.

 

A la hora de hacer las hamburguesas a la sartén no echéis mucho aceite! De hecho lo ideal es echar un poco de aceite de oliva y con un papelito extenderlo para que quede lo justo. Haremos las hamburguesas 4 minutos por cada lado y al ponerlas en la fuente podéis ir diferenciando los quesos con palillos.

Una vez que ya están hechas toca el turno de las salsas. Yo las he acompañador de 3 que me gustan mucho:

Salsas:

-          Salsa Roquefort: ¿Qué necesitamos? Queso roquefort, por supuesto! (al gusto, depende de la cantidad de salsa que queramos habrá que echar más o menos) y un brick pequeño de nata. Primero deshacemos el roquefort en un cuenco y echamos un poco de la nata, hasta que deje de estar tan sólido. Lo echamos en una sartén sin aceite y a temperatura baja y echamos el resto de nata (al gusto también: cuanto más nata, más líquido y más suave. Depende también de la cantidad de queso que tengamos). Vamos removiendo poco a poco y siempre a fuego lento hasta que sea homogéneo y adquiera la consistencia que queremos.

 

-          Salsa de mostaza y miel: Muy rica y fácil de preparar también! En un cuenquito echamos primero la mostaza y un chorrito de aceite de oliva. Removemos y echamos la misma cantidad de miel que de mostaza. Aconsejo ir probando para ver si os gusta porque depende de si la mostaza es picante o no y de cómo de dulce queremos que sea la salsa.

 

-          Cebolla caramelizada: ¿Qué necesitamos? Una cebolla grande (hay que tener en cuenta que en la sartén reduce su tamaño), azúcar moreno, aceite y vinagre de Módena. Primero partimos la cebolla en pedacitos pequeños, echamos un poco de aceite en la sartén y, cuando esté caliente, echamos la cebolla. La dejamos hacerse a fuego bajo-medio y, cuando veamos que se está haciendo, echamos un pelín más de aceite.

 

Ahora llega el turno de echar el azúcar moreno y de remover bien, para que llegue a todas partes:

 

Echamos también un chorro de vinagre de Módena: cuanto más eches más juguito queda luego. En función de la cantidad de vinagre que has echado puedes echar más azúcar. Atentos al fuego para que no se queme el azúcar!

 

Ya está! Listas las salsas y listas las hamburguesas!

    

Ahora sólo queda probar las combinaciones!

¿Te ha gustado la receta? ¿Se te ocurre alguna otra salsa con la que acompañar las hamburguesas?

Tendremos que empezar a hacer alguna fresquita para combatir este calor...

A por el martes!! 

Ana