MASA PARA PIZZA SIN GLUTEN

MASA PARA PIZZA SIN GLUTEN

CON LAS MANOS EN LA MASA!!

El otro día estaba hablando con mi madre, que tiene una página web de cocina italiana, y me ofreció ponernos las dos a cocinar una pizza sin gluten. La verdad es que todos los que somos celiacos o tenemos alguna intolerancia, sabemos lo que se agradece el que tu familia se vuelque contigo en hacer cositas ricas todos juntos. Pues eso es precisamente lo que me pasa a mí, me encanta cada vez que mi madre me dice que quiere probar recetas sin gluten para subir a su página. Y con la masa sin gluten desde luego que acertamos.

 

Bueno pues, manos a la obra. Explicaré como se hace esta receta de la manera en que mi madre lo escribe, que me parece muy fácil.

Para empezar, explicar por qué mezclamos estos dos tipos de harinas. Mi madre me dice muchas veces que "mis" harinas son difíciles para cocinar por su grosor, y porque no suben como las harinas de trigo normales. Después de probar mucho, vio que mezclando harina de maíz con harina de arroz le daba la textura adecuada a la masa de pizza. 

Yo recomiendo seguir las instrucciones como están escritas. Obviamente si queréis hacer una pizza más grande, solo tenéis que doblar las cantidades. Los ingredientes los encontraos en CUALQUIER supermercado, las harinas son las que más vemos en las secciones sin gluten de ellos o en Herbolarios o farmacias.

 

PREPARACIÓN:

Pasar las dos harinas por el cernidor, y ponerlas en un bol o ensaladera grande formando un agujero en el medio.

En otro bol de cristal diluir la levadura con una vasito de agua tibia y la miel. Mezclar hasta que esté perfectamente diluído y amalgamado.

Deshacer la sal en otro vaso de agua tibia, añadiendo después la harina.

Añadir la mezcla de la levadura a las harinas, y echar también el aceite con el agua y la sal. Comenzar a trabajar bien la masa con la mano, teniendo al lado más harina y más agua por si fuera necesario.

Cuando la masa esté blanda y elástica, seguir trabajando un rato la masa para que también esté “consistente”. Formar una bola y ponerla en una fuente o ensaladera profunda y grande (no olvidar que duplicará su tamaño), en la que habremos echado algo de harina para que no se pegue después la masa.

Cubrirlo con un trapo limpio y ponerlo en algún lugar seco y alejado de corrientes de aire (por ejemplo el horno apagado). Después de una hora o una hora y media, sacar la masa (que habrá duplicado su tamaño), poner algo de harina en la mesa de trabajo, y extender la masa (en este caso dividirla en dos y obtener dos bases individuales). Colocarla en el molde para pizza o en una bandeja para horno cubierta de papel de hornear.

Os puedo asegurar que queda riquísima. Yo por ejemplo hago una salsa de tomate con aceite y orégano para extender en la masa y, ya luego, le hecho el queso por encima; añado luego rúcula, pollo, cebolla caramelizada, queso de cabra.... Lo bueno es que podemos añadir los ingredientes que queramos. Eso sí, los ingredientes obviamente se añaden a la masa ANTES de meterla al horno, para que no haya confusiones. 

 

La verdad es que no es porque sea mi madre pero, mmmm es una pedazo de cocinera!!!

Que tengáis una buena semana chicos!!

ALEX