CAFÉ DE PARÍS

Calle Conde de Aranda, 11

   Madrid

915 78 41 91

UN TROCITO DE PARÍS EN MADRID
 
Después de haber vivido algunos años en Suiza, descubrí que uno de mis restaurantes favoritos de ahí se encontraba ahora también en Madrid.

El Café de París es un pequeño restaurante conocido por su impresionante entrecot con la salsa típica de mantequilla con especias. El menú es cerrado, de primero una ensalada con un aderezo fresco y muy rico, de segundo la carne con patatas.

Bueno, pues para aquellos a los que les guste la carne, y les gusten los restaurantes vintage, pequeñitos y bien ambientados, que sepáis que es todo apto para celiacos. Y os digo más, tienen pan para nosotros y un postre buenísimo.

Me encanta ir a este restaurante porque es como estar en París de verdad. Es un restaurante pequeño, con la distribución de las mesas relativamente pegadas ente sí, decorado a lo francés. No se como explicarlo! Basta con ir a verlo para entender cuando digo que es como estar en París de verdad.

Cuando llamo para reservar y digo que soy celiaca, ya me reservan mi postre y me tienen apuntado el que esté preparado pan especial para mi.

Hace unas semanas hablé sobre el restaurante del Hotel Meliá Castilla, y lo rico que estaba su pan. Pues en El Café de París tienen el mismo, crujiente, sabroso y calentito, servido en su bolsita individual. Mmmm es que me encanta!!!

Como os comentaba antes, el menú consiste en una pequeña ensalada de primero, que ojalá pudiera comer más porque esta verdaderamente rica, y luego la carne con patatas.

El entrecot de buey se va cocinando una vez servida, estilo carne a la piedra, y se caracteriza 

por su famosa salsa Café de París; la cual traen semanalmente desde Ginebra. La salsa es una especie de mantequilla con una mezcla de hierbas y especial que le dan un sabor....inolvidable.

 

Bien, pues esta salsa es 100% natural y apta para celiacos. Como guarnición, patatas fritas, caseras, finitas y realmente deliciosas. Lo mejor de todo es que en su freidora SOLO se fríen las patatas y por lo tanto no hay riesgo de contaminación alguna para aquellos que somos celiacos.

Por último, el postre. Su tarta de queso con mermelada de frambuesas SIN GLUTEN es realmente espectacular. No os voy a engañar, yo suelo incluso llevarme otra a casa para merendar otro día jajaja. Lo más rico es que notes el sabor casero de todo lo que comes, y encima lo puedas disfrutar tanto o más como el resto de tus amigos o familiares con los que vayas. Creo que eso es una de las cosas que más agradecemos los celiacos.

Sinceramente, os recomiendo que vayais! Es un sitio acogedor, precioso, situado en el centro, con un servicio impecable y super amable. La comida ya os he dicho que está exquisita, y por tan solo 22€ es un plazano!!Lo disfrutareís muchísimo, y desde luego querreis volver muy pronto, porque vale la pena.

Que rico es ser celiaco cuando encuentras este tipo de sitios que hacen que disfrutes en vez de sufrir!

Os deseo una felíz semana a todos y, ya sabeis, comida de amigos o domingo en familia.....AL CAFÉ DE PARÍS!

ALEX.